Debe tenerse en cuenta que esta web no pretende ser una guía de montaña que deba seguirse al pie de la letra, por lo que el autor no se hace responsable del uso que cada uno haga de la información descrita en estas páginas.
También se deberá contemplar, que algunas de las rutas aquí descritas pasan por propiedades privadas y para poder realizarlas se deberá contar con el preceptivo permiso de la propiedad.
Es lo más recomendable que los que quieran iniciarse en el senderismo, lo hagan a través de los clubs al efecto, además de federarse y contar con el preceptivo seguro de accidentes.
Antes de emprender cualquier actividad en la montaña, debemos informarnos de la previsión meteorológica y en el caso -poco recomendable- de ir solo, debe avisarse a los amigos o familiares de la ruta a realizar.
Respetemos siempre la Naturaleza, respetemos la propiedad privada y no dejemos en la montaña ningún rastro de nuestro paso.

Puig de la Mola de Planícia y regreso por vaguadas carboneras

29-dic-2020+ fichaVer trackGalería de fotos
Fecha: 29-diciembre-2020
Circular:
Duración: 5 horas y 24' en total; 4 h. 53' en movimiento, según el GPS
Recorrido: 12,78 km.
Desnivel: 852 m. de acumulado positivo
Época recomendable: Cualquiera
Equipo: Equipo básico de montaña, botas con buena suela y prendas de abrigo en función de la época.
Agua: No la encontramos en todo el recorrido. Siempre recomiendo llevarla.
Grado de dificultad: Alta, por la distancia, el desnivel, la dificultad de encontrar los caminos adecuados y las fuertes pendientes a salvar en algunas vaguadas.
Mapa: En el Mallorca Tramuntana Sur E-25 de Alpina, están todos los caminos que recorremos y los puntos de paso más importantes.
PRÓLOGO:
Hoy haré una variante de la ruta del pasado 7 de Diciembre. Haré la misma subida por el Camí des Correu, el Coll des Bous y el Porxo d’en Camotes, hasta la cima del Puig de sa Mola. Cambio el regreso, que en este caso lo haré por la vertiente Este, aprovechando un sinfín de caminos carboneros, no siempre fáciles de encontrar y seguir, que atraviesan entre otros, el Comellar des Romanins y el de la Caçola.
En el mapa y el track están todos los puntos de referencia, pero en el perfil y en el mapa 3D, sólo dejo los más importantes para que no se solapen unos con otros.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA:
Al igual que la vez anterior, salgo del parking junto a la granja de Esporles (WP01), en la confluencia de las carreteras Ma-1100 y Ma-1101 y cruzo la que viene de Esporles, Ma-1100, para tomar hacia la izquierda el GR221 que viene igualmente del pueblo. En unos 4’ tenemos que cruzar de nuevo la carretera para seguir el Camí des Correu (GR221) (WP02), en claro ascenso. En unos 17’, si nos fijamos bien, a la izquierda del camino y elevado sobre éste, encontraremos el primer horno de cal del día (WP03). Aquí es donde cerraremos el círculo a la vuelta, así que continuamos por el GR221.
En unos 12’ alcanzaremos el collado de Sa Talaieta, donde encontramos en una roca plana en el suelo, una mueca peculiar, conocida como “Sa Potada des Cavall” (WP04), atribuida por las leyendas al caballo del rey Jaume I. Desde el collado bajamos ligeramente hasta encontrar un desvío a la izquierda, en un punto donde hay una estaca de confirmación del GR (WP05).
Tomamos este evidente camino a la izquierda, que arranca dirección Sureste, hasta toparse de frente con una pared (3’) de piedra en seco que no debemos pasar, si no que giramos a la derecha y subimos paralelos a ésta. A los 7’ de toparnos con la pared y girar a la derecha, el camino describe un claro giro a la izquierda, pero si seguimos recto, llegaremos hasta un cercano horno de cal (WP06). Después de ver el horno, regresamos al camino y lo seguimos hacia nuestra derecha, dirección Oeste.
En poco más de 3’ después de retomar el camino, llegamos a un aljibe cubierto (WP07), en bastante mal estado de conservación, a la izquierda del camino. Después de ver el aljibe, seguimos el camino en la misma dirección, y que irá describiendo lazadas a derecha e izquierda, hasta alcanzar el Coll des Bous (WP08), en unos 19’ desde el aljibe. En el collado, zona importante carbonera, seguimos nuestro camino hacia la derecha. Este marcado camino va subiendo y zigzagueando, principalmente dirección Oeste, hasta alcanzar el Porxo d’en Camotes (WP09), una zona carbonera con una barraca que todavía se mantiene en pie.
Aquí el camino gira ligeramente a la izquierda –Suroeste-, para adentrarnos poco más adelante en una vaguada, donde a la derecha encontraremos dos sitjas con sus barracas a la derecha del camino (4’), que dejamos de lado. Atravesamos de frente la vaguada siguiendo la misma dirección, alcanzamos más arriba otra sitja con su barraca (5’) y 10’ más arriba volvemos a encontrar otra sitja (WP10), con la barraca detrás, que en esta ocasión no la tenemos que rebasar, ya que el camino continúa por su derecha.
Ahora el camino discurre entre rocas y va derivando a la izquierda, hasta pasar una pared de piedra en seco por un pequeño derrumbe (WP11). Al otro lado de la pared, el camino continúa en la misma dirección, hasta alcanzar una vaguada; el Comellar des Romanins (WP12). Hasta este punto volveremos después de bajada, pero no seguiremos el camino de subida a la izquierda; bajaremos siguiendo la vaguada, como después explicaré. Ahora subimos por ella, encontramos varias sitjas y barracas y a la salida de la vaguada, vamos girando ligeramente a la izquierda, hasta alcanzar una pared de piedra en seco que pasamos por un derrumbe (WP13).
A los 4’ de pasar la pared, conectamos con el amplio camino (WP14), que hacia la derecha, nos llevará al collado entre la caseta y la cima del Puig de sa Mola.
Desde el collado voy primero a la derecha, en busca del acantilado y la caseta de vigilancia, ya que recuerdo buenas vistas desde allí. Encontré el acantilado y las buenas vistas, pero de la caseta lo único que queda es la base (WP15). Un montañero que he encontrado en la zona me ha comentado que hace unos años la demolieron y bajaron los escombros con helicóptero.
Después de las fotos de rigor, regreso al collado y lo atravieso para subir a la cima del Puig de sa Mola (WP16), que constituye el techo de la ruta de hoy con sus 941 m. de altitud. Hago un par de fotos y busco el abrigo de unas rocas para tomar un tentempié, ya que hace un frío que pela.
Repuestas las fuerzas, inicio la bajada –sin camino evidente- por la lado opuesto al de subida, dirección Este, hasta conectar con el camino de la subida (WP17), que ahora tomo a la derecha. A partir de este punto emplearé el mismo camino que a la subida, hasta el WP12, explicado anteriormente y que de bajada he marcado como WP18. Aquí, el camino de subida queda a la izquierda, pero ahora, sigo bajando por la vaguada hasta encontrar enseguida una sitja con su barraca. Paso por la derecha la sitja y enseguida se ve la continuación de un camino junto al roquedal de la derecha. No paso el camino y sigo bajando por la derecha de la vaguada, buscando el mejor paso, ya que por el centro hay un salto.
En unos 7’ llego a una nueva sitja con su barraca (WP19), donde abandono la vaguada por un camino de herradura a la izquierda. Se llaman caminos de herradura a aquellos que permiten el paso con una bestia, mulo, caballo o burro, que son los que normalmente llevan herraduras; de ahí el nombre. Sigo este camino hasta que me topo de frente con una pared de piedra en seco, sin paso, cosa extraña en este tipo de camino. Regreso unos metros y encuentro a la derecha el rastro para seguirlo, pero lo pierdo junto a lo que parece la continuación de la pared anterior. Aquí la pared es baja y fácil de pasar. Al otro lado hay una sitja que marco con el WP20 y busco detrás de ella la continuación del camino, no muy claro, que discurre mayoritariamente Norte.
Hasta cuatro sitjas cuento, siguiendo en la misma dirección, antes de alcanzar el siguiente punto de referencia. A veces al llegar a las sitjas el sendero parece desvanecerse, pero siguiendo siempre en la misma dirección no tardo en encontrar la continuidad. El siguiente punto de referencia mencionado anteriormente es un aljibe rectangular cubierto y perfectamente conservado en el centro de una vaguada (WP21). Desde aquí voy bajando, paso por una gran sitja visible desde el aljibe y continúo por la vaguada hasta encontrar otra sitja marcada con el WP22. Aquí sale otro camino de herradura hacia la izquierda, por el que abandono esta vaguada.
A los 5’ paso por una nueva sitja, 5’ más adelante paso por otra y 8’ más tarde y después de varios giros paso por otra más. En 2’ el sendero se adentra en una estrecha vaguada entre rocas y cuando aumenta el desnivel utiliza unos zig-zags que suaviza la bajada. Esta bonita bajada acaba en una sitja que paso por debajo para ir a la izquierda. Lo siguiente es un desprendimiento de grandes rocas que apenas obstaculizan el camino, que después es fácil de seguir, con tendencia a la derecha, para adentrarme en el Comellar de la Caçola (WP23), por el que seguiré bajando.
En la segunda sitja que encuentro en esta vaguada (WP24), salgo de ésta por un amplio camino de carro a la izquierda. Este camino se bifurca enseguida y tomo la opción de la izquierda; de seguir por la opción de la derecha bajaría por el Comellar de la Caçola, que no es la intención de hoy. A los 4’ el camino hace un giro cerrado a la izquierda junto a unas rocas y sigue en fuerte subida realizando varias lazadas. La subida se suaviza al alcanzar un sitja custodiada por dos grandes rocas (WP25). A la derecha de esta sitja hay una gran peña que rodeo por la izquierda para encontrar al poco y también a la izquierda un estrecho pasadizo entre rocas por el que se accede a una sima (WP26).
Como no conozco bien la zona, desde la sima regreso unos metros hasta dar con la continuidad del camino que llevaba y que está marcado con hitos y algún punto azul. Así doy un rodeo innecesario; al salir del pasadizo de la sima podría haber continuado en la misma dirección que llevaba y hubiese conectado con el camino sin necesidad de regresar esos metros. Siguiendo este camino dirección Este, alcanzo un collado cerrado por la pared (WP27) –fácil de pasar- de separación de los términos de Esporles y Banyalbufar. En algo más de 2’ llegamos a una barraca con dos sitjas (una grande y otra pequeña); el camino continúa por la derecha de la sitja pequeña, se adentra en una estrecha vaguada entre rocas y cuando la pendiente se acentúa realiza varios zig-zags para suavizar la bajada.
Al salir de este estrecho, el camino sigue por la derecha, bajando con mucha inclinación. En 5’ encuentro una sitja (WP28) con un camino evidente a la izquierda que no sigo ya que nos llevaría también al Camí des Correu, pero más lejos de nuestra meta. Busco el camino que va por la derecha, detrás de la sitja –dirección Sur-, marcado con hitos y puntos azules, que no llega a rebasar la pared de separación de términos. Voy siguiendo la empinada bajada que pasa por algún pequeño collado y un “coll de filat o de tords” –collado de caza de tordos con red-, hasta que algo más abajo se rellana al llegar a una nueva sitja, teniendo la pared anterior a la vista a la derecha. Ahora el camino es más evidente, más ancho y más suave; pasamos otra junto a otra sitja y las siguientes carboneras nos quedarán algo más bajas a la derecha. Pasamos junto a otro “coll de tords” y en nada estaremos junto al horno de cal (WP29), donde se cierra el círculo de la ruta de hoy. Ahora no queda más que regresar hasta el coche, por el tramo del Camí des Correu que ya conocemos de la mañana.

Recorte del mapa de la editorial Alpina con la ruta realizada



Perfil de la ruta con los datos más relevantes y los puntos de referencia más significativos



La ruta en 3D. Al igual que en el perfil, únicamente he dejado los puntos de referencia más significativos


4 respuestas a “Puig de la Mola de Planícia y regreso por vaguadas carboneras”

  1. Tonio Milian dice:

    Esta bajada tiene muy buena pinta. Sin duda me la apunto para cuando pueda volver a recorrer las montañas de nuestra isla. Y si puede ser junto al Messi de la montaña, mejor!

    Gracias por compartir tu sabiduría!

    • MBarranco dice:

      Tonio,
      efectivamente es una bajada distinta y muy interesante. Estoy seguro que te gustará.
      Y por mi parte, encantado de compartir ruta con vosotros…cuando la situación sanitaria lo permita.
      Un abrazo.

  2. Llorenç Soler Sastre dice:

    Hola Manolo
    Bonita bajada, no apta para todo el mundo. La Mola no da facilidades a los no expertos, puedes acabar en cualquier lugar no deseado. Esta bajada es una buena opción para ejercitar el sentido de la orientación y conocer mejor esta impresionante mola que es Planícia. Gracias por tu aportación de este interesante recorrido.
    Una aferrada amic

    • MBarranco dice:

      Hola Llorenç,
      Efectivamente, esta bajada me mantuvo con todos los sentidos atentos para no perder el buen rumbo. Así y todo, en más de una ocasión tuve que retroceder algunos metros por haberme pasado el camino correcto. Bajada totalmente gratificante y recomendable.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

Responder a Tonio Milian Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *