Debe tenerse en cuenta que esta web no pretende ser una guía de montaña que deba seguirse al pie de la letra, por lo que el autor no se hace responsable del uso que cada uno haga de la información descrita en estas páginas.
También se deberá contemplar, que algunas de las rutas aquí descritas pasan por propiedades privadas y para poder realizarlas se deberá contar con el preceptivo permiso de la propiedad.
Es lo más recomendable que los que quieran iniciarse en el senderismo, lo hagan a través de los clubs al efecto, además de federarse y contar con el preceptivo seguro de accidentes.
Antes de emprender cualquier actividad en la montaña, debemos informarnos de la previsión meteorológica y en el caso -poco recomendable- de ir solo, debe avisarse a los amigos o familiares de la ruta a realizar.
Respetemos siempre la Naturaleza, respetemos la propiedad privada y no dejemos en la montaña ningún rastro de nuestro paso.

El Puig de n'Escuder

19-oct-2013+ fichaVer trackGalería de fotos
Fecha: 19-octubre-2013
Circular:
Duración: 2h. 59' en total y 2h. 20' en movimiento, según el GPS
Recorrido: 5,34 km.
Desnivel: 837 m. de acumulado positivo
Época recomendable: Todo el año, siempre que sea en seco.
Equipo: Equipo básico de montaña y botas con buen agarre.
Agua: No la encontramos en todo el recorrido.
Grado de dificultad: Muy difícil, por la localización de los pasos, tanto de subida como de bajada, por la verticalidad y por tener que emplear las manos en muchas ocasiones para poder avanzar.
Mapa: En el Alpina Mallorca Tramuntana Nord E-25 2013-2014, está toda la zona y los caminos principales.
Esta  es una de las rutas más cortas y emocionantes que he realizado hasta ahora. De hecho, la primera vez que la realicé, tuvimos que pedir ayuda por teléfono –ya cansado de dar infructuosas vueltas- para localizar el paso de bajada. Desde entonces la he repetido dos veces más, y de seguro que volveré, si la salud lo permite.
Siempre que paso por Caimari de camino a Lluc, me quedo embobado mirando esta puntiaguda y aparentemente inexpugnable montaña. También se da en ella una situación curiosa, pero creo que no única en Mallorca. Se trata de un Monte Público de libre acceso, pero rodeado de fincas privadas, donde no está muy claro el derecho de paso hacia esta montaña. Si encontramos a algún propietario, tanto en la zona de aproximación como en la de salida, deberemos pedirle permiso para poder pasar.
img_dest_puig_escuder_19oct13Para dejar el coche e iniciar la ruta, tenemos dos opciones; una a la salida de Caimari, a la derecha, y si no hay sitio, algo más adelante, en la curva donde está el monolito que indica el inicio del Camí Vell de Caimari a Lluc, tenemos otra posibilidad. Nosotros aparcamos en esta segunda opción y tenemos que regresar por la carretera unos metros, hasta encontrar la pista (2’) que, a la derecha, se adentra hacia Es Horts. Enseguida que nos adentramos en esta pista vemos de frente, si no lo hemos hecho ya desde el mirador donde hemos dejado el coche, la imponente figura puntiaguda del Puig de n’Escuder.
Conviene localizar antes de acercarnos a las paredes, la ubicación del Pas des Caçadors; unas piedras bien adosadas a la pared que soportan unos estrechos y aéreos escalones que nos ayudan a superar la primera dificultad para acceder a la cima de hoy. La referencia son dos grandes pinos, que destacan sobre el resto, no muy altos que están en la cara por la que nos estamos aproximando. El paso de subida, el Des Caçadors, está entre ellos, bastante centrado.
A los 4’ de abandonar la carretera, llegamos a una caseta, que si encontramos al propietario podemos pedirle permiso para pasar –como expliqué anteriormente-, ya que debemos desviarnos hacia la derecha, subiendo entre los bancales. Si no encontramos a nadie, lo que nos acurre a nosotros en esta ocasión, en lugar de saltar la rejilla o la barrera, pasamos bajo el puente del torrente para acceder a la zona de bancales. Para ello pasamos por la barrera –sin candado- a la izquierda de la pista, descendemos al torrente, pasamos bajo el puente y en un momento estamos a los pies de los bancales en dirección al paso, dejando la caseta a la izquierda (3’).
Buscamos el mejor paso para superar los bancales en dirección a las paredes, y localizamos el inicio del paso junto a un hermoso acebuche. Este paso lo constituyen una serie de escalones de piedra bien dispuesta con varias estacas metálicas –a la derecha- que debían soportar algún tipo de cable a modo de pasamanos. A la izquierda, la misma roca ofrece bastantes agarres, e incluso también encontramos alguno metálico. Una vez superados los escalones, queda una pequeña grimpada en la roca para acabar de superar el paso.
Una vez superado el paso, realizamos una corta travesía hacia la izquierda, hasta un hito bajo un gran pino y después giramos a la derecha, buscando el mejor paso hacia el otro gran pino, algo más alto que éste en el que nos encontramos y al que llegamos en unos 16’ desde el inicio del paso.
Desde este segundo pino de referencia, seguimos subiendo con ligera tendencia a la izquierda, pasamos una pequeña olla de carrizos; junto a varios troncos de pinos muertos y junto a un pino doble con forma de V (5’), que dejamos a la izquierda.
A partir de aquí, seguimos el hilo de hitos, que principalmente dirección Noroeste, nos llevarán en fuerte ascenso, obligándonos a emplear las manos en bastantes ocasiones, en dirección a la cima, que no está tan cerca como parece. Si volvemos la vista atrás, empezamos a tener buenas vistas sobre Caimari, Selva, el Pla de Mallorca en general, e incluso si la climatología ayuda, hasta el Puig de Santa Magdalena –a la izquierda- y el Puig de Randa, al fondo.
Superamos una serie de placas y zonas rocosas muy ásperas y llegamos a un pequeño bosque con grandes pinos (23’ des el pino en V). Lo atravesamos y al otro lado seguimos la ascensión por una grieta y por la ladera derecha de un roquedal, hasta alcanzar una primera y corta cresta que seguimos dirección Norte, bajamos a un pequeño collado con mucho verde que nos separa de la cima, que la tenemos justo delante a pocos metros, y a la que llegamos en 15’ desde que entramos en el bosquecillo.
Aprovechamos para reponer fuerzas y disfrutar de las vistas, que la que más me llama la atención desde aquí, es hacia el Sudoeste, que nos permite ver –detrás de Puig de Sa Creu- Mancor de la Vall y el santuario de Santa Llucia.
Para bajar, desde la misma cima, nos situamos mirando hacia Caimari y tenemos que observar el pequeño estrecho que tenemos bajo nosotros a la derecha, por el que tenemos que pasar. Para ello descendemos al pequeño collado que tenemos en los pies, por el que hemos pasado en la subida, y giramos enseguida a la derecha, describiendo un giro de 180º. Pasamos el corto estrecho y desgrimpamos una baja pared que nos da acceso a una amplia canal que debemos atravesar, unos metros más abajo.
La atravesamos, unos metros por encima del pino que tenemos a la izquierda, casi al filo del cortado, para salir de la canal por un paso en forma de U que se forma entre la pared y una roca a su izquierda.
Este corto paso nos deja en otra canal mucho más estrecha que la anterior, y que pasamos pegados a la derecha, fiándonos del estribo que forman unos carrizos y la hojarasca de los pinos, en dirección a un hito un poco más alto que nosotros. Una corta grimpada para salir de la canal, nos deja a los pies de un hermoso pino que pasamos por la izquierda.
Bajamos por la ladera de carrizos y matorral hasta alcanzar el borde del cortado (5’), que nos obliga a continuar por la derecha. Abajo a la izquierda tenemos el collado entre Sa Rota de n’Esteve y el Pla de s’Ermàs, por el que pasaremos después. Seguimos el hilo de hitos en esa misma dirección, pasamos un pequeño estrecho entre dos rocas, dejando las altas paredes a la derecha.
Aquí localizamos un senderillo descendente junto a un pino y una pared a la izquierda (5’), casi imperceptible desde arriba. Enseguida que bajamos unos pasos, si miramos a la izquierda, veremos más claramente la pared, que por lo visto son restos arqueológicos de un enclave musulmán, según información de mis amigos y buenos montañeros, Andreu Magraner y Llorenç Soler.
A partir de aquí el camino se torna más evidente y se va adentrando en un encinar, que iremos atravesando con tendencia a la izquierda, hasta llegar al amplio collado cerrado por una pared con rejilla (7’). En las paredes rocosas de la izquierda, podemos ver una inscripción labrada en la piedra con las letras MP (Monte Público). Pasamos al otro lado del collado entre la rejilla y la pared rocosa, de este lado, cerca de la inscripción.
Una vez al otro lado de la pared, vamos a buscar el centro del collado para iniciar la bajada, hacia Els Horts, primero entre pinos y después entre bancales de olivos. Al llegar a los primeros olivos en un pequeño rellano (6’), tenemos dos opciones; hacia la derecha buscar la pista que baja hacia Es Horts, y hacia la izquierda –sin camino al principio- ir a buscar otra pista que hacia ese lado desemboca en la pista asfalta bastante más por debajo de las casas. De entrada vamos hacia la izquierda para evitar pasar junto a las casas y a mitad de la bajada, cambiamos de parecer y seguimos un camino de carro, que hacia la derecha nos lleva hasta las casas de Es Horts (12’).
Al llegar a las casas, encontramos abierta la barrera que nos da acceso a la pista asfaltada, que hacia la izquierda y en suave bajada nos llevará paralelos al Torrent des Horts. Pasamos junto a una balma y una gran encina (7’), pasamos una barrera metálica –sin candado- (6’), dejamos a la derecha una zona de escalada (2’) y llegamos a la barrera, junto a la caseta (4’), que a primera hora de la mañana, habíamos visto y pasado bajo el puente para acceder a los bancales antes del paso.
Ahora no nos queda más que llegar hasta la carretera (5’) y regresar hasta la curva donde tenemos aparcado el coche (3’), para dar por finalizada la corta y muy intensa ruta de hoy.


Mapa de la ruta

Mapa de la ruta


Perfil de la ruta

Perfil de la ruta


3d_puig_escuder_19oct13

La ruta en 3D

4 respuestas a “El Puig de n'Escuder”

  1. Ufff Manolo, cuanto tiempo hace que no subo a n’Escuder. Pero si es una ascensión emocionante, y un poco durilla también. Tengo fotos de la última vez que fui, en la que se me ve sudando a chorros.
    Un fuerte abrazo,

    • MBarranco dice:

      Hola Emilio,
      Pues si miras la foto en que estoy en la cima, se ve claramente la sudada que me pegué. A pesar de ello esta modesta y puntiaguda montaña merece el esfuerzo.
      Un abrazo.

  2. Llorenç Soler Sastre dice:

    Hola Manolo
    És una passada de muntanya, una ascensió curta, intensa… i un puntet d’emoció, per allò del pas des caçadors i les canals de sortida a dalt. És una part aïllada de la Comuna de Caimari, i sempre m’he demanat per on hi ha el dret de pas, ja que tots els propietaris dels voltants tenen les reixes tancades. Gràcies per citarnos i enhorabona per la publicació. Salut Manolo.

    • MBarranco dice:

      Es así Llorenç, lo más lógico es que si es un monte público, debería tener un acceso público. Como no lo conocemos, añadimos a la emoción de superar el paso y las canales, el saltar las rejillas.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *